Páginas

Carta de nuestro Novicio

Nuestro novicio Fidel Martínez nos escribe diciendo que “han sido diez meses que vine a México. Es la primera vez que salgo de Nicaragua. El cariño de la gente ha sido genial, más en los momentos en que me he sentido, sólo y desanimado. La religiosidad popular es aún más fuerte que en mí país, y me ha sorprendido grandemente, la devoción del pueblo mexicano a la Virgen de Guadalupe. La experiencia ha sido gratificante en esta etapa de formación. Sobre todo, lo concerniente a la madurez humana y espiritual. Han habido momentos de desolación, pero la comunicación constante con Dios a través de la oración y, el contacto con la gente, me ha ayudado a aclarar mi proceso vocacional, y he sentido que Dios me quiero como Misionero del Verbo Divino, a pesar de los obstáculos que encuentro en el camino. Creo que, si en este proceso no hay crisis, no se puede ir consolidando una vocación al llamado que Dios quiere para cada persona. Un fuerte abrazo en el Verbo Divino. Saludos a todos los cohermanos.”